viernes, 6 de julio de 2012

CÓMPLICES







 Sé como te sientes, mis brazos te ofrezco  
haz de ellos la cuna invisible de tu lamento,
siente mi calor, cálido, cómplice,
sírvete de mi hombro como almohada
hagamos de tus lágrimas olvidos.


Tu pena, tu verdad y el recuerdo
lo conozco, lo hago mío.
Fui despojado una noche de lo más divino,
del río de la vida, del corazón y su sustento
hasta sentir puñales de hielo por dentro.


Escrito en palabras, voces en silencio
falacias y mentiras sobre un texto;
de lo mucho que me amaba
que su vida era mía, su cuerpo,
del corazón nuestro encuentro.


Todo incierto. Era vano su amor
solo tenía su cuerpo, ficticio su calor.
Y las palabras son del viento,
vacío en mis adentros me siento.


Dame tus brazos, toma los míos,
sentiremos el calor cálido, cómplice
de dos personas con un solo llanto
el del olvido conseguido.


Somos humanos que avivan su vida...ellos
siempre fría y muertos por dentro.


*José Manuel Salinas*
D.R.







                             

1 comentario:

  1. Sí, mejor resguardarse de los muertos.

    Mis huellas.

    Nimué.

    ResponderEliminar