jueves, 28 de enero de 2016

BOCETO DE UN PENSAMIENTO.




Lucha, lucha hasta la extenuación,
por ese no sufrir extraño, buscado,
que no todo ser humano entiende
adherido a nuestro propio ser.


Lucha forzando,
pon nombre a los demonios interiores,
esos que dominan y te guían
con una invitación intransferible
llevado sin negar, al fracaso propiciado.

Incauto imbécil,
supino malgastador de bondades,
necio creído del que todo lo sabe.
Tonto utilizado ante el dolor ajeno,
dócil intelecto avasallado.

Atraes tempestades de lo incierto,
ahogos mortales, desasosiego, destrucción,
creando aspavientos indómitos,
levantiscos castigos justicieros.


Agraciado sublime en tu desgracia
prohibidos redondeos prestados,
exaltados sentidos en fiel alabarda torticera,
fingida por oculta en oscuro pensamiento.


Maldiciones envenenadas,
cubiertas ahora en soledad,
erráticas creencias de tu prójimo,
brillante espejo provisto de palabras nobles,
voluptuosas frases quiméricas.
Tan falsas…


Agudiza el ingenio,
 la pizca que da la razón,
oculta tu falso cesarismo;
disimula en el laberinto llevadero,
no curioso y segundón.
La vida es de cada uno,
no siempre hay que pedir perdón…

 *José Manuel Salinas*
D.R.


martes, 12 de enero de 2016

MI VOZ DESCANSA EN TI.





Mi voz descansa en ti…

Cuando, el silencio es lo permitido
de una soledad buscada.
La voz calla, la visión es ciega,
las letras desaparecen y,
el ánimo, como su pensamiento,
es puro recogimiento.

Casi nada en la vida es lo que parece,
salvo el tiempo, en la corta mentalidad del humano.
El único ser vivo, - a veces tan irracional-
que se adapta a las realidades ficticias de su presente.

Allá donde estés, escúchala….


*José Manuel Salinas*

ME TIENES






Háblame de tu persona.
Yo, de mis sentimientos te diré.
No te escudes en la pereza,
no te encierres en el imposible del no puede ser.
Atento estoy a tus palabras,
a tus deseos de mujer.


*José Manuel Salinas*

DÓNDE ESTABAS





Dónde estabas,
cuando mi alma se disolvía por ti.
Dónde,
cuando mi cuerpo se atrofiaba sin remedio.

Dónde estabas,
cuando tu sombra me hacia frío.
Dónde…
cuando mi pensamiento te llamaba.


*José Manuel Salinas*

lunes, 11 de enero de 2016

AY, EL AMOR.




El amor nace frágil
tembloroso desde la raíz
creciendo silente en la esperanza.

Se nutre de miradas,
de cómplices esperas
de frustradas lunas
de estrellas negras.

Sueños sin suelo
que emborrachan el cuerpo
estampándote contra el infierno
o levantándote al cielo.

Alivio de la sed del alma,
tequila y sal
calentando la madrugada.

No endereza el sino escrito,
ni hace verdad de la mentira creída.
Hace viejo al imberbe,
niño travieso al aviejado.

No es pío de férreo muro,
ni  feriado con tiovivo.
A veces, sombra de cabeza baja,
otras tantas, brillante aura levitando.

El amor es libertad sin trampa,
ni dueño pendenciero.

Tú decides;
La respuesta sabes:
enamorarse es bendito.
El castigo… 
la penitencia de los valientes nobles.


*José Manuel Salinas*






sábado, 9 de enero de 2016

IMAGINANDO




Eres por serlo, cálida luz virginal, 
preciado sosiego de mi alterada alma.
Quieta paz infinita
cuando en tus brazos me encuentro,
refugio cierto, de nuestros momentos…

El reflejo alado en mi placido dormir,
- también en la aurora-
rojo con negro,
éxtasis de preciada amapola…

Bella imagen idealizada de carne y hueso
papel limpio, puro,
donde escribir mis sentimientos.
Leídos en la desgracia mal soñada 
de nuestra distancia…

Vuelo fugaz de mil golondrinas,
en aviso entendido de blanca paloma,
deseo arrebatado  de calmar tu espera,
de palabras retenidas,
 sentimientos escondidos
conjugar con plena validez,
 -por sentido-
El verbo amar…


Silencio, paz…

Quietud entendida.


*José Manuel Salinas*
D.R.


sábado, 2 de enero de 2016

SUSPIRA TU BOCA




Tenue esperanza puesta
en un futuro incierto…

Reflejan tus ojos la zozobra.
Luz ínfima de un ayer vivido,
anhelo marchito de lo no conseguido.

Consumido el tiempo,
murió la alegría.
Tus labios ya no sonríen,
tu boca,
suspira lastimosa
llamando al olvido.

Ya no hay nombre que pronunciar
ni caricia con destino.

Todo fue en el presente
de un ayer,
todo vano, todo mentira,
hoy,
negro y vacío…

Te enamoraste del ave migratoria,
sin escala en su larga distancia.
Pensaste en la suficiencia de
tu brillante jaula de amor,
en el alimento que aportaba el corazón…

Tenue esperanza puesta
en un futuro incierto…

Reflejan tus ojos la zozobra.
Luz ínfima de un ayer vivido,
anhelo marchito de lo no conseguido.

Vivirás de nuevo el presente
de ese, tu nuevo futuro…

*José Manuel Salinas*