lunes, 16 de enero de 2017

PARA TI, CÓMPLICE REFLEJO.




Te vi  y, te veo con la claridad
de la transparencia observada.
Supe al instante que serias
el cobijo de mi sombra.
Me contagió tu necesidad y
falta de calor humano,
tu soledad no aparentada.
Comprendí,
la grandeza de tu imaginación,
- se de lo que hablo-
Tus historias vividas de pensamiento,
tus affaire prohibidos,
- nunca reales-
Cúmulo de momentos desenfrenados,
solitarios.
La pena y, misericordia por ti misma,
una vida truncada y ya,
sin vuelta atrás.

Te entiendo…
He comprendido sin palabras;
Recuerda, soy parte de ti,
momentos a la carta de
caricias adecuadas,
olas embravecidas el resto.
Cargadas estas de humedad
de espuma salada.
Vestido con la simpleza de la sombra y,
tan unido a ti.
El protagonista dual y callado,
de tus historias.

Ahora bien sabes,
que no estás sola frente al espejo,
existe un mimo real,
aunque…
siempre nos quedará…

La imaginación.

*José Manuel Salinas*

jueves, 12 de enero de 2017

COBARDE PENSAMIENTO





Mirarte como un recuerdo
la vista cansada,
peso de la nostalgia.

Escucharte como un instrumento
mal afinado,
enfatizando los delirios
no conseguidos del pasado.

Sentirte como un acople,
pieza viajera,
desgastada e intrusa
de un añorado ayer.

Solo queda…
la esperanza abrazada al futuro.
(Si eso fuera posible)
Guardar las palabras no dichas, 
en el silencio de la nada.

Ya no somos,
ya no estamos,
todo ha muerto.

*José Manuel Salinas*

jueves, 22 de septiembre de 2016

BENDITA SEAS.





Ya no sufre el alma
sin fuerzas, dormida está en el triste
y apagado sueño de los vencidos.
Ese lugar apátrida,
donde todo es olvido.

Ya no existe sustancia
ni cuerpo que abrazada la proteja.
No hay tierra que pisar,
ni cielo azul que indique libertad.

Despojada de lo efímero
quieta está.
Acobijada donde todo es vacío,
en el neutro apagado e infinito
de las tinieblas.

Ya no sufre el alma,
ya no…


*José Manuel Salinas*

sábado, 27 de agosto de 2016

ANSIADA PRIMAVERA




Abrazar sin la seguridad cómplice,
es el abrazo de lo temerario y,
atenazar lo prohibido.

Al oír tu voz…
-imagino escuchar el eco de mi desvanecido nombre-
El adormilado brillo de mi sangre se agita.
Mil pensamientos, como torrentes vivos
escapando al raciocinio…
te idealizan y te buscan.

Mi cuerpo, ahora en alerta,
rejuvenece de savia.
Igual que ese olvidado árbol
apartado y solitario,
que espera su ansiada primavera.

Cuando te tengo cerca
quiero buscar tus ojos.
Verme reflejados en ellos.
-Saciar el anhelo de tantos años,
dar luz, a una necesidad cegada en mi silencio-

Cobardía del momento,
mi vista desvía la mirada,
temerosa de lo incierto.

Abrazar sin la seguridad cómplice,
es el abrazo de lo temerario y,
atenazar lo prohibido…

Se matiza mi sangre,
las aguas llegan mansas.
Se hace otoño y,
la savia espesándose
vuelve a dormir…

*José Manuel Salinas*


lunes, 27 de junio de 2016

PERRO SIN NOMBRE




                                Triste humano y animal,
                                        existencia caduca
                                        sollozando una vida y,  no hay vuelta...

                                        Mil caminos anduve, todos perdidos.
                                        Ausencia de sentimientos,
                                        ni míos, ni prestados,
                                        sensación de puertos olvidados.

                                         Polvos, barros inertes que pesan,
                                         no se ven
                                         Lloviznas de fríos;  
                                         velos perpetuos y,
                                         pisando noches de nieve helada,
                                         efímeros recuerdos con poco jugo
                                        en carne agrietada.

                                         Solitario vagabundo,  
                                         sin collar por sendas negras,
                                         yo perro sin dueño.
                                         Vista corta de viaje largo… miedo.

                                         Alma clavada en piedra alta, sin cruz
                                         sentado en arista baja, de herida abierta.

                                         Bestia de asfalto,
                                         como tantos otros
                                         de veredas borrego.
                                         Destino de una vida sin vivir,
                                         azar  no buscado.

                                        Tirado cual perro soy... me duermo.


                                                  *José Manuel Salinas*
                                                             D.R.


¿QUE ES?



                                      Hay algo que me desconcierta.
                                      Y no es el nuevo día en mi despertar
                                      y no es este sol con su luz,
                                      ni tan siquiera la retirada del rocío
                                      dejando ver la verde pradera.
                                      Ni tan siquiera, el trinar de los pájaros en                      
                                      su felicidad.
                                      Ni tan siquiera…

                                      Hay algo que me impide respirar.
                                      Y no es el calor del medio día
                                      y no es la brisa inconfundible del mar.
                                      Ni tan siquiera el abrir de pétalos
                                      olor de mil rosas en mí pasear.
                                      Ni tan siquiera…

                                     Hay algo que me oprime el pecho.
                                     Y no es tu falta de amor hacia mí
                                     y no es que mi corazón no responda por ti,
                                      ni tan siquiera por falta de calor, el tuyo,
                                      ni tan siquiera por extrañarte, mucho.
                                      Ni tan siquiera…

                                     Hay algo que me hace dolor
                                     hay algo que me hace sufrir.
                                     Hay algo, hay algo que me va matando
                                     ese algo…SOY YO.

                                                    José Manuel Salinas  
                                                              D.R
                                            (Imagen bajada de la red)

     

miércoles, 22 de junio de 2016

VOLAR ES LA LIBERTAD





Aire, aire, aire, quiero ser tomado por ti.
Ven, acógeme en tu sonora invisibilidad
elévame a otra dimensión,
haz del movimiento
mi libertad…

Quiero descubrir esos mundos,
 se que existen
donde todo es azul y, la sonrisa eterna.
El calor no quema, tibieza hermana,
Es, por ser,
 lo inexistente para tanto incrédulo

Deja que me acomode, no pierda detalle.
Viaje fantástico sin alas, sin cuerpo,
ni la estrechez prisionera de mi mente.
Que libre me siento, que libre soy…

Desde esta altura
( Irreal para el escéptico )
Atornillado al suelo, veo el camino de mi ayer.
Estampa trágica,
dolorosa de una vida.
Fijo la vista en la senda ya marcada,
continua y en penumbras,
 de mí destino…

Aire, aire, aire, a ti me abrazo;
no quiero
esos  caminos por andar, en cánticos llorosos.
En este mi tiempo,
en esta tu altura…
Llévame a ese alto infinito,
 donde todo es añil.

Desprecio mi sino,
 de luces y sombras.
Repudio los sentidos crédulos,
esos que se hacen notar,
desaparezco en mi eterna libertad y,
en lo más alto,
me baño de estrellas…


*José Manuel Salinas*
D.R.